Es seguro utilizar recambios usados

Seguramente ya ha escuchado del mercado de los recambios usados y se esté preguntando si es seguro optar por los mismos. La respuesta es la misma que aplicaría para todo lo que desee comprar, es decir, hay que tener ciertas previsiones para evitar ser timado, sobre todo si la negociación se hace vía web.

En realidad, el mercado de las piezas de segunda mano ha evolucionado satisfactoriamente para las partes involucradas. El principal beneficiado es el consumidor, porque este tipo de negocios se ha regularizado con normativas legales para proteger a los clientes, en especial a lo concerniente a la calidad y correcta funcionalidad del repuesto.

Los negocios acreditados para la venta legal de recambios usados son los Centros Autorizados para el Tratamiento de Vehículos (CATV), aunque popularmente se les conoce como desguaces o despieces de coches. Si compra las piezas a través de alguno de ellos, no tendría por qué tener problemas, incluso les puede exigir factura y garantía.

El problema está cuando se compra repuestos a cualquier desconocido o, aun siendo un individuo de su confianza, no esté acreditado para vender ese tipo de productos. Las piezas que se recuperan deben ser descontaminadas, probadas y clasificadas, para que el cliente sepa con precisión la condición de lo que está adquiriendo.

¿En dónde comprar repuestos?

Como se mencionó anteriormente, quienes están cualificados para la distribución de recambios y accesorios de segunda mano son los CATV, y en España hay muchos repartidos en el territorio nacional. Recorrer cada local no suena muy alentador, mucho menos si hablamos de establecimientos que por sus características suelen situarse en sectores apartados de las áreas urbanas.

Para facilitar la comercialización de piezas de coches baratas, se han creado portales web que reúnen a los mejores desguaces de España. El interesado solo debe llenar un formulario y le contactan para aclarar cualquier duda. De ser aceptado por el usuario se acuerda la forma de pago y el envío a la dirección que prefiera el cliente.

Lo mejor de este tipo de alternativa, es que no hay necesidad de preguntar en uno por uno de los establecimientos, mucho menos hay que averiguar si son confiables o no, porque esos centros de desguaces ya han hecho lo propio. Ellos solo admiten en la plataforma a los que estén debidamente legales y acepten las políticas que protegen a los usuarios.

Lo importante es que siempre recurra a sitios seguros y especializados en este sector de la economía.